martes, 19 de agosto de 2014

As de picas

Nunca va con prisa,
Ni la avaricia le vicia.
Con las drogas o el parné,
Viviendo como un marqués,
Aunque no hay celestina
Que se fije en él.

Más salado
Que la sonrisa de un niño.
Invitando a una copa,
Lanzando un guiño
A cualquier damisela
Que se arrime a él.

Y su suerte no es su fuerte,
Es novio de la muerte
Sin ser legionario
Cuando a diario
Esquiva puñaladas
De los que no dan  la cara
Y se echan a correr.

Jugador de chicas
Y no del mus precisamente
“El as de picas”
Le llama la gente
Porque por muchas penas
No hay condena
Que le robe su sonrisa
Ni la luz a su cornisa.

Y sus labios dicen “hola”,
Mientras tus ojos le dicen “adiós”.
No será el final de la historia,
Solo su continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada